Viajes y buena mesa en internet
 

Vino de una variedad que se creía extinta

Las redes sociales comentan estos días la presentación del vino llamado Nada que ver, un vino monovarietal elaborado por Bodega Martínez Alesanco,  situada en el pueblo de Badarán, en el triángulo de la Rioja Alta entre Santo Domingo de la Calzada, San Millán de la Cogolla y Nájera.

Hasta aquí la noticia no saltaría a los grandes titulares, excepto porque se trata de uno de los primeros vinos elaborados con la variedad de uva Maturana tinta, que hasta hace muy pocos años era una variedad en peligro de extinción, recuperada tras un trabajo en genética del catedrático de viticultura en la Universidad de La Rioja, Fernando Martínez de Toda.

Como primer fruto, el trabajo de Martínez de Toda consiguió en 2004 identificar en un viñedo de La Rioja 35 cepas dispersas de esta variedad de uva en peligro de extinción, lo que con el tiempo ha permitido recuperarla para la producción y sacar el vino Nada que ver.

De la variedad de uva Maturana tinta dicen que es la mayor calidad de todas las especies de uva recuperadas hasta la fecha. Hasta el punto de que hace poco ha sido aceptada como variedad de cultivo dentro de la propia D.O.Ca. Rioja.

La recuperación de esta variedad es consecuencia de la fuerte implicación que ha tenido los avances científicos de la comunidad universitaria con el interés demostrado por las bodegas de la zona para poner en producción unas vides que se consideraban extintas.

Más información y ficha de cata de este vino en este documento PDF editado por la bodega.

© Gastrónomo Digital

Tags: , ,

Deja un comentario