Viajes y buena mesa en internet
 

Restaurantes clandestinos, lo más top

Los restaurantes, en el formato que los conocemos, tienen un serio competidor con la última tendencia de moda en grandes urbes como París, Madrid, Berlín y Londres: Ahora se lleva fusionar la cocina con otra actividad.

Las redes sociales están dando un impulso extraordinario a esta última tendencia de buscar lugares más o menos singulares donde fusionar la cocina con otra actividad. Es lo que comienza a conocerse como restaurantes ocultos o, como algunos los llaman, restaurantes clandestinos.

En estos lugares, nada es lo que parece. No son ilegales ni hay que temer por las digestiones. Al contrario, en muchos de los casos en la trastienda les avala un gran chef, para que la experiencia sea más gastronómica que anecdótica. Por fuera, una puerta anónima o un falso negocio hacen que solo los clientes con reserva sepan dónde se dirigen.

 Pero, ojo, esto no es nuevo. Un avispado empresario abrió en Barcelona en 2002 su Speakeasy, en el almacén de la coctelería Dry Martini, y con contraseña para poder acceder a su selecta propuesta.

Otro ejemplo más reciente es la Tintorería Dontell (de don’t tell, no lo digas). La idea es crear un disfraz para que el local forme parte solo de un circuito de clientes que lo promocionan por el boca a oreja y desarrollan la sensación de un secreto compartido.

En la puerta, un letrero avisa de que tras el mostrador no hay nadie porque están lavando ropa. Y el comensal tiene que tener reserva, ir enviado por otro cliente, o estar fichado (con la huella digital que deja el primer día junto a una dirección de e-mail).

Hasta ahora funciona con éxito, sobre todo de noche. Pero en breve funcionará también como forma de acceso a otros locales escondidos. La huella depositada en el Dontell será la que permita una incursión a las tapas y platillos que servirán tras una peluquería y una tienda de recuerdos que abrirán en breve y que hasta hace poco albergaban a conocidos restaurantes. Las direcciones son secretas, aunque la pista se encuentra en internet. El próximo año el grupo inversor planea ocho establecimientos más.

Este proyecto está impulsado por Urban Secrets, una empresa gastronómica española que se dedica a instalar restaurantes ocultos en la ciudad de Barcelona, que se publicita como la primera comunidad gastronómica clandestina de la ciudad.

Todos los restaurantes de Urban Secrets se encuentran en lugares construidos con sumo realismo e incluso tienen sus propias páginas de internet donde su actividad gastronómica no es mencionada directamente nunca. Urban Secrets tiene restaurantes en varios lugares, hay uno detrás de un spa llamado Bali Spirit, uno en una típica tienda de antigüedades, uno especializado en bebidas detrás de una tienda de Souvenirs llamada Chi-Ton. En el perfil de Facebook de este último, por ejemplo, se puede ver cómo la gente hace sus reservas en clave.

El canal de YouTube de Urban Secrets funciona como un breve inventario de pistas de los próximos proyectos.

Más info en:
Aquí
Y aquí

© Gastrónomo Digital

Tags: , ,

Deja un comentario