Viajes y buena mesa en internet
 

La tarjeta ‘bote-pote’ es el futuro

En un momento de crisis en el sector hostelero y de restauración surgen ideas innovadoras que tratan de potenciar el consumo y ofrecer servicios añadidos a los clientes, siempre en la búsqueda de fidelizar a los parroquianos.

Ese es el origen del proyecto Bote-Pote, que utiliza la tecnología NFC (tecnología de comunicación inalámbrica, de corto alcance y alta frecuencia que permite el intercambio de datos entre dispositivos) ya probada con éxito en autobuses, en bancos, en hoteles… y por eso era cuestión de tiempo que llegara a la barra de los bares y restaurantes. Y los primeros en apuntarse han sido en Vitoria-Gasteiz como experiencia pionera en Europa.
tarjeta-bote-pote

La idea surge de la colaboración entre la Federación Alavesa de Comercio y Servicios, el Ayuntamiento de Vitoria–Gasteiz y Orange, para estimular el consumo en el sector hostelero y familiarizar a los ciudadanos con el uso de los nuevos sistemas de pago.

El proyecto consiste en crear la Tarjeta Bote-Pote, una revolución a la hora de irse de pintxos por la capital alavesa. Esta tarjeta monedero está dirigida a grupos o cuadrillas que se reúnen en los bares y que generalmente ponen un fondo común (Bote) para el pago de todas las consumiciones. Con la Bote-Pote, este fondo se queda en la tarjeta con total control de lo que sobra y de lo que se va gastando.

El funcionamiento es muy sencillo: el dinero que se pone en el fondo común (siempre múltiplos de 10 y nunca más de 100 euros), se entregará al hostelero, que activará la Tarjeta Bote-Pote con un terminal que permite el uso de la tecnología NFC.

A partir de ahí, lo único que hay que hacer es entregar la tarjeta como medio de pago para las consumiciones, descontando su importe directamente de la tarjeta, que será visible desde los smartphones que dispongan de esta tecnología. Si se acaba el bote, que será lo más probable, no es necesario pedir una nueva tarjeta, se recarga la misma y solucionado.

Esta iniciativa se desarrollará hasta finales de abril de este mismo año, fecha en la que caducará la tarjeta. Al finalizar la promoción, si no se ha consumido íntegramente el saldo de la misma, su titular podrá recuperar el importe pendiente hasta el 15 de mayo de 2013.

Se han puesto en circulación 4.000 tarjetas que se pueden utilizar para pagar cualquier consumición en los establecimientos hosteleros que participan en el proyecto, aunque la idea es extenderlo al pago de otros servicios, como ya se probó este verano con unas tarjetas especiales para turistas que permitían desde pagar pintxos hasta adquirir entradas.

Más info en
web
Twitter

© Gastrónomo Digital

 

Tags: , ,

Deja un comentario