Viajes y buena mesa en internet
 

Peligro!! Fotógrafo en el restaurante!!

foto-comida-1

La relación entre gastronomía y fotografía —hasta ahora idílica— se está tornando tormentosa. Cualquiera puede ahora tomar una foto del plato con su smartphone y lanzarla al mundo de las redes sociales.

Instagram es la más popular de las redes sociales relacionadas con la gastronomía pero hay muchas más: Evernote Food es otra que comienza a ser muy conocida; Grubwithus (que unos traducen por la cena social y otros por papea con nosotros) es otra y cada día surgen nuevas.

Justificado los problemas y molestias que causa al resto de comensales que un cliente tome fotos de lo que está comiendo, algunos restaurantes han puesto en marcha iniciativas de lo más variopinto. Desde los que han prohibido tomar fotos, que es como poner puertas al campo, a otros que han dicho eso de: si no puedes con tu enemigo, únete a él.

foto-comida-2

En restaurantes como el neoyorkino Momofuku Ko, al cocinero le molesta que continuamente se tomen fotos de sus platos que lo ha prohibido porque considera que es algo muy informal y no acorde a la categoría de un restaurante que cuenta con dos estrellas en la Guía Michelin de Nueva York 2013.

foto-comida-3

Por su parte, Chef’s Table at Brooklyn Fare, un restaurante con tres estrellas Michelin con un aforo muy limitado, prohibió tomar fotografías al considerar que suponía una distracción para el resto de comensales. Decían que la distracción con las fotografías puede retrasar la toma de contacto con el plato y no disfrutarlo al máximo, por ejemplo por haber cambiado su temperatura de servicio.

El chef estadounidense David Bouley, en vez de prohibir la toma de fotografías porque puede ser positivo difundir el trabajo que realiza, ha optado por invitar a gastrofotógrafos a pasar a la cocina para que tomen sus instantáneas. Por un lado logra el cometido de la difusión, y por otro se evita molestar al resto de comensales para que puedan disfrutar con tranquilidad de su menú.

foto-comida-4

Otro cocinero, Mark Gold, propietario del Restaurante Eva, ofrece un descuento del 5% si no se utilizaba el teléfono móvil durante la comida, porque cree que no es posible compaginar el disfrute de la comida con estar colgado de Facebook o Twitter.

El Restaurante Comodo —ubicado en el Soho de Nueva York y especializado en cocina latinoamericana— vio una oportunidad de negocio donde otros venían problemas. Y crearon la Carta 2.0 a través de Instagram. Confiaron en esta red social para compartir fotos y ofrecer a sus clientes un complemento de la carta del restaurante; en definitiva, captar clientes.

La descripción de los platos tiene un apoyo visual a través de las fotos que los clientes comparten en Instragram, además de comentarios y opiniones sobre el mismo, Y crearon especial #comodomenu para hacer el establecimiento aún más accesible y geolocalizando las fotos, de manera que los comensales pueden consultar todos los detalles del platos y la opinión de otros clientes ante de decidirse por este local.

Otras iniciativas para satisfacer a todo el mundo son ingeniosas, por ejemplo hay restaurante que suministrar fotografías profesionales a quienes pretende inmortalizar la comida por sus propios medios, fotografías que se ofrecen a través de un sistema informático para que los comensales las puedan compartir.

foto-comida-5

Bueno, que la cosa se está animando tanto que el Nueva York Time y el fotógrafo Valery Rizzo ha decidido promover la edición de una guía con consejos sobre cómo realizar fotografía de alimentos con el iPhone.

La guía está publicada en Pop Photo para poder tomar una imagen de calidad y evitar en la medida de lo posible las molestias a los demás comensales. En fin, que todo se resume en utilizar el sentido común e intentar que la foto que se comparta sea de calidad que con ello ganaremos todos.

© Gastrónomo Digital

 

Deja un comentario