Viajes y buena mesa en internet
 

Envejecer vino bajo el mar

El hallazgo de vino en pecios hundidos a lo largo de los años, con sabores y texturas sorprendentes, o las recientes subastas de botellas de whisky, ron o cerveza recuperadas del fondo del mar son un ejemplo del potencial de enevejecimiento de bebidas bajo el mar que el mundo de la enología pretende estudiar en un sorprendente laboratorio submarino ideado como un arrecife artificial para contribuir a la protección del medio.

Ese es el origen del Laboratorio Submarino de Envejecimiento de Bebidas instalado hace unas semanas, el puerto de la localidad costera de Plentzia (Bizkaia) con la botadura de dos módulos MEC o Módulos de Envejecimiento y Control.

Los MEC recuerdan a los antiguos batiscafos, coronados con una trampilla semejante a las de los submarinos, permiten el acceso a su interior de los buzos para colocar las botellas que albergan los productos cuyo envejecimiento se pretende analizar.

Cada módulo, dispone en su interior de un conjunto de sensores y cámaras de circuito cerrado de televisión que enviarán los datos a través de una boya de comunicaciones al centro de control, dotado de un software de gestión que controla, mareas, imágenes de TV, datos, trazabilidad de cada producto, etc.

En el proyecto, participan empresas productoras de bebidas  (vidrio, ron, sidra, txakoli, whisky)  de etiquetas especiales para aguantar bajo el agua (como la vasca Labin) de cierres y corchos especiales, así como enólogos de reconocido prestigio, pertenecientes a más de once denominaciones de origen, como Ribera de Duero, Somontano, Rueda, Jumilla, Toro, Txakoli de Bizkaia, reconocidas bodegas de Rioja, etc.

Calendario del proyecto

  • 21 de julio de 2010. Presentación del proyecto LSEB – Plentzia
  • 10 de septiembre de 2010. Inauguración LSEB – Plentzia
  • A partir de noviembre de 2010. Además de analizar la evolución del vino en el entorno marino, y todos los elementos necesarios para su producción óptima bajo el agua del mar, LSEB – Plentzia analizará el potencial de demanda internacional de un producto de este tipo, en los distintos mercados, no solo por particulares, sino también por grandes restauradores.
  • 1 de enero de 2011. Inmersión de módulos de bodegas privadas. Las bodegas que hayan contratado estar presentes de forma individual con su producto en módulos de uso exclusivo de su bodega podrán monitorizar su vino, bajo los parámetros de su propia investigación, mientras producen vino submarino a partir de enero de 2011
  • A partir de enero de 2011. A lo largo del año 2011 los enólogos de las distintas denominaciones de origen podrán realizar catas de sus productos, así como sugerencias para la mejora en el envejecimiento de sus vinos. Los enólogos, podrán tener acceso a determinados datos captados por el laboratorio

Más info en web del proyecto

© Gastrónomo Digital

Tags: ,

Deja un comentario