Viajes y buena mesa en internet
 

Golpeando la misma piedra

vino_dofi

Hay ocasiones en que uno se pregunta el porqué se golpea en la misma piedra dos veces. La respuesta es difícil, quizás imposible de resolver. Esta sensación la tengo con algunas bodegas en las que, de manera habitual, recaigo en su consumo sin darme cuenta de que esa experiencia ya la he tenido, y no fue totalmente satisfactoria.

Una de estas bodegas es la de Álvaro Palacios en Priorato, con su Fina Dofi he tenido encuentros que han ido de lo mediocre a lo correcto, pasando por lo muy bueno.

En otras bodegas y en otros vinos la circunstancia de encontrar tan distintas emociones en una copa, puede resultar emocionante o incluso estimulante, pero en un vino de 80 euros, sinceramente yo paso, de lo inquietante a lo alucinante.

Pues este fin de semana vinieron unos amigos y como uno le gusta cuidar a las amistades, y es amigo de algún que otro dispendio, no se me ocurrió otra cosa que agasajar a la concurrencia con Finca Dofi 2001, pero no una, sino dos botellas, pues el aforo de la cena era abundante.

Este Finca Dofi 2001 tenía un color rojo cereza con capa media alta, limpio y con buena fluidez. En la nariz sensaciones iniciales algo cerradas, cierto tufo oxidativo que con un rato de decantación parecía disiparse, fruta negra, arándanos, compota de ciruela, balsámicos, un toque mineral, elegante. Boca amplia con buena acidez, equilibrado, algo débil en el corazón y con un retrogusto balsámico y no muy largo en el recuerdo.

Nada trascendente, poco profundo, correcto y elegante, me dejó frío, al menos no me quede tieso como mi cartera.

© Roberto García Corona

Deja un comentario