Viajes y buena mesa en internet
 

La vida del vino

Intentaremos en este artículo descubrir algunas claves para disfrutar de una botella de vino, en su momento óptimo de consumo. Ese momento es en el que el vino está en su momento de máxima expresividad, donde ha logrado alcanzar el máximo de sensaciones, tras su paso por botella.

Debemos tener en cuenta que el vino puede disfrutarse joven, o bien darle la oportunidad de madurar.

Los vinos jóvenes, sin crianza en barricas, o mediante elaboración con maceración carbónica, son vinos que su objetivo es disfrutarlos con el mayor grado posible de fruta y por tanto serán mejores, más agradables y completos, cuantos más aromas primarios, provenientes de la cepa tengan. Por ello, no debemos consumirlos mas allá de 12 meses después de vendimia. Sus aromas y sabores evolucionarán a terrenos donde serán menos gratificantes y abandonarán los aromas frutales para no volver.

Otro mundo bien distinto es el de los vinos criados en barricas, donde se transforma el vino con fermentaciones más lentas, maceraciones más largas, trasiegos y pasos por madera, que configuran un vino más proclive a la madurez, y donde su equilibrio tras todos esos procesos, sólo se consigue reposando en la botella durante una larga temporada.

¿Cuanto tiempo deben reposar en la botella? Considero que un vino criado en barricas al menos un año, ganará en botella durante los siguientes diez años. Dependerá de la acidez, del grado alcohólico, de los taninos, de los polifenoles, de la conservación del vino, de la luz, etc. serán muchos los factores que afecten la calidad de nuestro vino, guardado durante 10 años, pero si todo va bien le aseguro que descubrirán un vino que les sorprenderá gratamente.

© Roberto García Corona

 

Tags: , , , , ,

Deja un comentario