Viajes y buena mesa en internet
 

Los viajes sociales con Airbnb

En junio de 2009, en este mismo lugar hablábamos de como viajar barato y apuntábamos la expansión del couchsurfing, la pionera de una tendencia que hoy se conoce como los viajes sociales. Se trataba de una web que conecta a viajeros con gente dispuesta a ofrecerles un sofá donde dormir gratis unas noches. Empezó sin ánimo de lucro hace unos meses anunció la entrada de inversores, entre ellos el fundador de eBay.

Hoy la segunda generación del couchsurfing surge a través de la web Airbnb, una forma de conectar internautas de 190 países que alquilan su vivienda a precio de amigo. Aunque el concepto no es nuevo —Airbnb lleva tres años abierta— hoy posibilita dos millones de reservas en 18.000 ciudades de todo el mundo, y ya anuncia más de 110.000 propiedades, 1.000 nuevas cada día, que van desde espacios en una habitación hasta hoteles, barcos, casas en la copa de un árbol, iglús y castillos.

El proyecto repite el mismo es esquema de otros como Facebook: Airbnb nace en Silicon Valley, a través de un joven que la montó con un compañero de universidad. Le pusieron un nombre curioso (Air Bed aNd Breakfast), y lo difundieron por internet…



Airbnb es una idea que crece como la espuma
, y su creador, Brian Chesky asegura que en 2012 podrían superar al Hilton, la cadena hotelera con mayor número de habitaciones en el mundo (600.000). La cuenta con 230 empleados, varias oficinas en el todo el mundo y 40 millones de páginas vistas al mes.

El sistema de reputación conecta la información de cada viajero con su Facebook, Twitter, LinkedIn… como forma de mejorar el alquiler de esos espacios y también de mejorar la seguridad de los alquileres y evitar que el servicio se pueda usar para s hechos delectivos.

El modelo de Airbnb es simple, cobrar al anfitrión un 10% por cada reserva. Todavía no son rentables pero andan cerca. Para conseguirlo acaban de lanzar un nuevo servicio, alquileres mensuales, lo que les llevará a competir con páginas tradicionales como Idealista en España.

Los detractores de este servicio y de los viajes sociales destacan los peligros del sistema: el anfitrión puede dejar colgado al huésped y cancelar la reserva, no se le exige ningún depósito, Airbnb tampoco envía un SMS al viajero alertando de cambios.  Pero la verdad es que el sistema tiene éxito y es ya un auténtico boom en todo el mundo.

© Gastrónomo Digital

Tags: , ,

Deja un comentario