Viajes y buena mesa en internet
 

Torreblanca reinventa el sobao pasiego

Paco Torreblanca, considerado uno de los mejores pasteleros del mundo, ha dirigido en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander una cata de postres internacionales, como el panettone italiano, y otros nacionales elaborados a partir del tradicional sobao cántabro, y ha apostado por reinventar este producto. Su propuesta: un sobao tradicional en el que ha incluido ingredientes como el azúcar negro o el té macha japonés, además de bañado en ron.

A su juicio, es necesario renovar el sobao pasiego con nuevos ingredientes, pero sin renunciar a la receta original, para convertirlo en un producto «único a nivel mundial», que sea reconocido como algo «sublime». Como ejemplo, Torreblanca ha presentado en la UIMP una creación propia, basada en la receta tradicional del sobao, en las que ha incluido ingredientes como el azúcar negro o el té macha japonés, y que ha bañado en ron.

El repostero alicantino, que cuenta entre sus logros el de haber sido el autor de la tarta nupcial de los Príncipes de Asturias, ha respondido de esta forma a la provocación que le había lanzado la institución académica para que adaptase un producto tan cántabro como el sobao, a la repostería moderna. El resultado lo han podido degustar el medio centenar de alumnos que han acudido al curso sobre gastronomía en el que participa Paco Torreblanca.

«Si queremos que los sobaos pasiegos se posicionen en el mundo, tenemos que crear un sobao pasiego único», ha defendido Torreblanca, que se ha fijado el reto de que este producto sea tan excepcional en el paladar, que cuando la gente lo pruebe diga: «Esto es sublime».

Para ello, el repostero no sólo ha abogado por innovar en los ingredientes, sino que también ha llamado a «adaptar a los tiempos» las formas de presentarlo, y ha imaginado, incluso, que en los supermercados pudieran encontrarse sobaos del tamaño de un bombón, «tan pequeños que se puedan coger en una bolsita de celofán».

«Cuando una cosa es exclusiva, la gente está dispuesta a pagar», ha subrayado Torreblanca, quien ha apostado por no usar «ningún tipo de conservantes ni de colorantes» en la elaboración de los sobaos pasiegos, aunque se deba incrementar en un euro su precio.

El objetivo: posicionar el sobao en el mercado global como un producto exquisito, hacer de él «la imagen del país, de Cantabria, de la tierra», y todo ello, sin olvidar aportar la publicidad necesaria para garantizar su éxito. «Si no tenemos un 70% de márketing, como dicen los americanos, el producto se nos quedará en el baúl», ha asegurado.

Frente a esta visión, el copropietario de Casa El Macho, Fernando Fernández, aseguró que el sobao ha experimentado una evolución en cuanto a ventas y consumo, aunque reconoció que «quizás, a partir de ahora, puede ir más lejos». En este sentido, recordó que la mayor parte de la fabricación de este producto proviene de empresas familiares y que, por el momento, «nadie ha tenido el valor de innovar mucho más».

Más información del Seminario Sobre el producto y la interpretación culinaria, organizado por la UIMP y dirigido por el cocinero Jesús Sánchez, aquí

© Gastrónomo Digital

Tags: , ,

Deja un comentario